Por Mitra Taj, Teresa Céspedes

3 Lectura Mínima

LIMA (Reuters) – El ex presidente de Perú, Ollanta Humala, y su esposa se entregaron a las autoridades a última hora del jueves después de que un juez les ordenara pasar hasta 18 meses en la cárcel mientras los fiscales preparaban los cargos en su contra por presunto lavado de dinero.

El ex presidente de Perú, Ollanta Humala, abandona la sede del Partido Nacionalista en Lima, Perú, el 13 de julio de 2017. REUTERS / Guadalupe Pardo

El fallo del juez Richard Concepción, que provocó burlas por parte de los partidarios de la pareja durante una audiencia pública que se prolongó durante dos días, marcó la segunda vez que ordena encarcelar a un ex presidente desde que un escándalo masivo de injurias en el vecino Brasil se propagó a Perú.

El fiscal Alemán Juárez citó el testimonio de ex ejecutivos del constructor brasileño Odebrecht – en el centro del escándalo de la corrupción – para acusar a Humala y a su esposa, Nadine Heredia, de tomar 3 millones de dólares que supuestamente provienen de la corrupción.Juárez también acusó a la pareja de tomar dinero en efectivo obtenido ilegalmente del difunto presidente venezolano Hugo Chávez.

» Aquí está un presidente que ascendió a la presidencia y nos gobernó con una campaña electoral basada en dinero ilícito. Eso es grave porque hiere moralmente a la sociedad», dijo Juárez.

Humala, un ex oficial militar de modales suaves que gobernó Perú de 2011 a 2016, se entregó a Heredia, el cofundador de su partido nacionalista, inmediatamente después del fallo. Ambos negaron haber cometido irregularidades y calificaron de injusta su detención preventiva.

«Esto confirma el abuso de poder, que enfrentaremos en defensa de nuestros derechos y los derechos de todos», dijo Humala en la red social Twitter, mientras la televisión mostraba imágenes de la pareja entrando en un edificio de celdas de detención, escoltados por la policía.

El fallo se produjo un día después de que el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fuera sentenciado a casi 10 años de prisión por soborno y asestara un nuevo golpe a la izquierda en América Latina. A diferencia de Humala, Lula permanecerá libre en apelación.

Humala se reformuló como un izquierdista más moderado como Lula para ganar las elecciones de 2011, luego de una fallida candidatura presidencial de 2006 como aliado de Chávez.

Terminó su mandato de cinco años con bajos índices de aprobación el año pasado, a pesar de respaldar la inversión privada y comenzar programas sociales para los pobres.

La caída de Humala sacudió el sistema político de Perú, aunque no se espera que vuelva a postularse para el cargo. Los grupos de derecha celebraron su caída, mientras que los izquierdistas instaron a los fiscales a investigar los vínculos de Odebrecht con los políticos conservadores.

El ex presidente centrista Alejandro Toledo, que se cree que se encuentra en Estados Unidos, se negó a entregarse este año, después de que Concepción ordenara encarcelarlo antes de un juicio por acusaciones de haber recibido un soborno de 20 millones de dólares de Odebrecht.

Toledo y Humala subieron al poder con el apoyo de aquellos que alguna vez creyeron que contrarrestarían el soborno y el gobierno autocrático del gobierno de 1990-2000 del entonces presidente Alberto Fujimori.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski ha dicho que podría indultar al derechista Fujimori, que ahora cumple una condena de 25 años por violaciones de derechos humanos y corrupción, en una búsqueda de mejores lazos con los partidarios de Fujimori en el Congreso.

Reportajes de Mitra Taj, Teresa Céspedes y Reuters TV; Editado por Paul Tait y Clarence Fernandez

Nuestros Estándares: Los Principios de Confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.